Una guía de supervivencia para mamá

Seamos sinceras, entre nosotras mamás y mujeres, los consejos nunca están de más; por eso, te  compartimos algunos tips* que podrán ayudarte a sentirte mas cómoda y lista para dar pecho de la forma que más te acomode.

Posturas cómodas:

Escucharás consejos por todos lados, por todo tipo de mamás, lo importante es encontrar la posición que más te haga sentir cómoda.

Sujeción contra el pecho

Sujeta al bebé en la curva del brazo con la cabeza y el cuerpo hacia ti. Si te resulta más fácil o cómodo, puedes colocar una almohada debajo de tu bebé.

Sujeción bajo el brazo.

Siéntate con tu bebé en tus brazos, coloca sus pies viendo hacia ti y detén su cabeza en tus manos.

Recostado junto a ti.

Esta posición es buena para las mamás que se han sometido a una cesárea, porque el bebé puede alimentarse sin apoyar el peso sobre su barriga.  Recuéstate de lado con tu bebé recostado junto a ti.

Conseguir que él bebe se enganche al pecho

Encontrar la forma de que tu bebé se enganche bien es como encontrar las llaves del universo de la lactancia materna. Aquí tienes algunos consejos para empezar: 

  • Ofrécele todo el pecho, no solo el pezón.
  • Levanta al bebé hasta el pecho en lugar de inclinarte hacia él.
  • Cuando se enganche, no deberías ver el pezón ni gran parte de la areola.
  • Observa y escucha cómo traga tu bebé y haz ligeras pausas entre cada trago.
  • Al principio puedes notar algo de sensibilidad, pero las tomas no deberían resultarte dolorosas. 

Si notas escuchas o ves que el bebé no se ha enganchado correctamente, pon suavemente un dedo en la comisura de su boca y retíralo del pecho cuando veas que abre la boca. Si lo haces pronto evitarás daños en los pezones. 

Reflejo de bajada
El reflejo de bajada es el momento en el que se produce la magia. Al succionar del pecho, el bebé activa la liberación de una hormona llamada oxitocina en su organismo. También se conoce como hormona de la felicidad, pero en este caso también hace que las glándulas mamarias se contraigan y expulsen la leche. 

¿Con qué frecuencia debo dar pecho?

Es mejor dejar que tu bebé se alimente siempre que quiera para establecer una producción de leche saludable y adaptarse a sus necesidades. De media, los bebés se alimentan entre 8 y 12 veces al día durante los primeros meses, aunque algunos lo hacen con mayor frecuencia o solo 6 veces al día.* 

No te sorprendas si el patrón cambia de repente. De hecho, debes esperar que lo haga. La aceleración del crecimiento, la ansiedad por la separación, la dentición o un simple cambio de rutina son motivos muy habituales por los que tu bebé puede alimentarse más o menos de lo normal. 

Deja que el bebé vacíe el primer pecho antes de ofrecerle el otro y no te preocupes demasiado si decide que ya está saciado con un solo pecho. Algunos bebés sólo necesitan un pecho, mientras que otros toman siempre los dos. 

La hora de eructar

Hay un par de formas de hacerlo: 

  1. Sujeta a tu bebé sobre tu hombro y frótale suavemente la espalda.
  2. Sienta al bebé en tu regazo, inclinado ligeramente hacia delante. Pon una mano bajo su barbilla para sujetarlo y frótale suavemente la espalda con la otra. 

Señales de que vas por buen camino: 

  • Las tomas te resultan indoloras (una ligera sensibilidad es normal)
  • Tu bebé está alerta y crece según lo esperado
  • Tu bebé mancha el pañal de forma regular 

Una nota final
No temas pedir consejos, aunque parezca que lo estás haciendo bien. Un asesor de lactancia o una enfermera de maternidad pueden acabar con tus preocupaciones más triviales o ayudarte con un reto específico, como el enganche o la postura.  

Aquí también te compartimos nuestra guía de lactancia, la cual te puede ser útil y puedes comaprtir con tus seres queridos y aprendan y vivan esta hermosa experiencia juntos. 

Descargar Guía de Lactancia  (link; https://cdn.shopify.com/s/files/1/0011/3541/1290/files/guia_lactancia_mx.pdf?3283 

*Tenga en cuenta que la información proporcionada en estos artículos solo se ofrece a modo de asesoramiento general y en ningún momento debe considerarse como sustitutiva del asesoramiento médico profesional. Si usted, su familia o el bebé padecen síntomas o condiciones graves o persistentes, o si necesita asesoramiento médico específico, busque ayuda médica profesional. Philips Avent no asume responsabilidad alguna por los daños derivados del uso de la información proporcionada en este sitio Web.

Compártenos un comentario.

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de que se publiquen

Buscar

Agregado a tus favoritos
Texto 
Mis favoritos