Hablemos del Mes Rosa

El cáncer de mama es difícil de prevenir puesto que es resulta de varios factores biológicos y estilos de vida. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es evitar hábitos clave que pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama y seguir un estilo de vida saludable, es decir, no fumar, reducir el consumo de grasas malas, realizar actividad física constantemente y moderar tu consumo de alcohol. También es importante evitar, en la medida de lo posible, las terapias de reemplazo hormonal y la exposición excesiva los rayos x.

Adicional debes de asistir al médico para hacerte estudios periódicos. En cuanto a los métodos de detección, existen varios como:

  • Examen clínico de las mamas:

Tu médico de cabecera o ginecólogo lo debe realizar. Consiste en que el médico inspeccione en busca de anomalías las mamas, pezones y debajo de los brazos.

  • Mamografía:

Consiste en realizar una radiografía de las mamas. El beneficio de este método es que detecta el cáncer de mama en su fase temprana, cuando todavía no presenta síntomas, es decir, la cuando anomalía no es palpable.

  • Autoexploración de mamas:

Consiste en revisarte tú misma buscando alguna anomalía (nódulos, durezas, cambios en la piel).

Consulta a tu médico sobre el método más conveniente para ti.

Fuente:

Guía para entender el cáncer de mama / Leticia Rivas. - 1a ed . - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Instituto Nacional del Cáncer, 2015.

Compártenos un comentario.

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de que se publiquen

Buscar

Agregado a tus favoritos
Texto 
Mis favoritos